Abrimos una nueva línea de comida casera para llevar

Entrevista Antonio Hermoso, Presidente de Fepamic

Antonio Hermoso y parte del equipo de cocina de la Residencia de Fepamic muestran algunos de los platos elaborados.

Hoy se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. El presidente de Fepamic, Antonio Hermoso, habla de los últimos logros de la federación.

–¿Qué balance hace de la situación actual de Fepamic?

–Considero que nos hemos adaptado perfectamente a la situación de crisis económica que hemos vivido. Ello nos ha obligado a ajustar algunas cosas, pero que no eran muy significativas. No se ha perdido ningún puesto de trabajo, no ha habido retrasos en el pago de las nóminas ni a proveedores.

–¿Mantienen todos los servicios desde Fepamic?

–Por supuesto. En algunos, como la empresa de accesibilidad, se siguen creciendo, igual que en la empresa de destrucción de documentos confidenciales. No se crece en residencias y unidades de estancia diurna, ya que desde junio del pasado año la Junta tiene paralizadas las valoraciones de las personas que tendrían acceso a esos servicios.

–¿Esto ha repercutido en la pérdida de puestos de trabajo?

–Aunque hayan disminuido los usuarios, mantenemos los trabajadores. En limpieza viaria hemos perdido los municipios de Aguilar de la Frontera y Montilla, pero hemos ganado en Rute, conservamos Bujalance, Fernán Núñez, etc. Hemos retrocedido algo en limpieza y hemos mantenido el apoyo a la dependencia.

–¿Están creando alguna nueva actividad para los discapacitados?

–Estamos abriendo una nueva línea en la que tenemos muchas esperanzas, como es la de elaboración de comidas frescas que se pueden conservar hasta tres meses. Ello nos permite mantener nuestros centros, vamos a trabajar también para atender otras residencias y unidades de día que les pueda venir bien este servicio, así como para particulares.

–¿Qué ha supuesto para Fepamic la retirada de la Ley de Dependencia?

–Aunque la Ley de Dependencia contempla a las personas con discapacidad, tercera edad, y dentro de las personas con discapacidad, la psíquica y física, esta última es la que ha salido peor parada. Aunque a todos nos frene, no es igual reducir la infraestructura para la tercera edad, que ya lleva existiendo más de 20 años, o psíquica, que ya tiene una red estructurada y está dando servicio, que para la física, cuyos servicios han empezado con la Ley de Dependencia.

–¿Son las personas con discapacidad las que más sufren la actual crisis económica?

–Somos unos de los que más. La discapacidad genera una serie de problemas que muchas veces las administraciones tratan de compensarlas de alguna manera. Al faltar recursos, esa discriminación positiva disminuye en la eliminación de barreras arquitectónicas, en el transporte adaptado, en la potenciación o apoyo a la creación de puestos de trabajo, etc. Se sigue creando empleo, pero menos.

–¿Cómo ve los avances de los últimos años en torno a la discapacidad?, ¿cree que se ha avanzado?

–Por supuesto. Por la conciencia, el apoyo y la concienciación de la ciudadanía no hay problema. Sí hay problema en las políticas que se pongan en funcionamiento. Qué tú le digas a cualquier ciudadano que la administración fomenta de alguna manera la creación de puestos de trabajo para personas con discapacidad supongo que muy pocos estarían en contra. Pero aunque lo vean bien muchos, la política de apoyo a la creación de puestos de trabajo se ha parado.

–¿Dónde está el problema?

–No está en la concienciación, sino en las políticas que se establezcan, las prioridades que se hagan, pero en verdad hay pocos recursos y se resiente todo. Las políticas de apoyo a las personas con discapacidad también se están resintiendo. Yo lo comprendo, porque también se están dejando de apoyar otras muchas cosas.

–¿Cuántos trabajadores tiene actualmente Fepamic?

–Tiene 380 con discapacidad y 25 sin discapacidad.

–Una alegría, ¿no?

–La verdad que sí, pero no quiero que ese dato pueda transmitir una imagen falsa de las cosas. Es verdad que como entidad podamos sentirnos satisfechos de que hemos crecido, pero en cuanto a la realidad sé que hay 400 personas trabajando, pero también sé que en la bolsa de trabajo hay 4.000 personas esperando tener trabajo. Y todos no están apuntados. Esa espera es muy dolorosa, con todo lo que ello conlleva.

–¿Qué mensaje envía a los lectores de Diario CÓRDOBA con motivo de este día?

 –Que la crisis económica signifique en recortes en prestaciones económicas lo veo casi normal, pero no nos gustaría que significase un replanteamiento de visiones de la sociedad. Espero que estos recortes o situación no cambie la perspectiva de las personas con discapacidad, y creo que una en sociedad en el desarrollo de la andaluza o la cordobesa jugamos un papel ejemplar.

–¿Qué más nos puede avanzar en torno a la cocina preparada?

–José Ruiz es el jefe de cocina de la residencia de Fepamic. Como hemos podido comprobar, nos ha transmitido el diseño de un plan para envasar, con un procedimiento de termosellado, comida para distribuir a distintos centros y a particulares. Se trata de comidas caseras garantizadas, ya que se someten a una temperatura superior a 85 grados y en el momento se envasa, lo que hace que no tenga ningún tipo de microbios. Asimismo, mantiene muy bien la calidad del producto.

–¿Y luego?

–Se pasa al frío. Desde aquí se distribuye a centros colectivos o casas particulares. Concretamente ahora vamos a distribuir para la Cruz Roja a casas particulares. Estamos hablando de potaje, carne en salsa, cocidos, etcétera.

Por Rafael Castro, de la edición de papel de Diario Córdoba. 3 de diciembre del 2013.