Antonio Hermoso, reelegido presidente de Fepamic

Fepamic reeligió a Antonio Hermoso como presidente de la entidad,por unanimidad, durante el transcurso de una Asamblea Extraordinaria celebrada en la Residencia de la entidad. Los representantes de las 32 entidades que componen la Federación

En la imagen, Diego Brea, Alfonso Ariza y Antonio Hermoso.

Antonio Hermoso agradeció el importante apoyo dado a su gestión en los últimos años y avanzó que la línea de trabajo de la entidad seguirá guiada por los valores de autonomía, responsabilidad, inserción en igualdad y normalización de las personas con discapacidad. Además, también se aprobó la incorporación de la Asociación de Medulares Andaluces en Córdoba (ALMA), sumando de esta forma 33 entidades asociadas a la Federación.

Antes de la celebración de las elecciones tuvo lugar la Asamblea General Ordinaria, que contó con la representación de las 32 asociaciones que constituyen Fepamic. Tras la lectura y aprobación del acta anterior, se procedió al examen y la aprobación de la memoria de actividades y la económica correspondiente a 2009.

Una de las notas más destacadas del pasado ejercicio ha sido el aumento de las personas desempleadas por efecto de la crisis, así como la reducción del apoyo económico que las administraciones prestan a las asociaciones para que lleven a cabo sus proyectos de apoyo a las personas con discapacidad. Por ello, se ha apostado por mantener el modelo de gestión actual, basado en una implicación conjunta y una gestión racional de los recursos para seguir atendiendo las necesidades de este colectivo.

Posteriormente, se aprobaron las líneas de trabajo a seguir y las previsiones económicas para el presente ejercicio. El plan de trabajo para 2010 se sustenta en la creación de 40 nuevas plazas en la residencia, así como la ampliación en 15 plazas las unidades de día de Lucena y de Fernán Núñez, sumando un total de 45 plazas cada una. Otro de los objetivos previstos para el presente ejercicio es la creación de una nueva empresa de eliminación de barreras arquitectónicas y la puesta en marcha de una nueva actividad de destrucción de documentos con información confidencial.