El Cermi pide a las comunidades que sigan el ejemplo de Navarra y País Vasco

La organización ha pedido más apoyo para los centros especiales de empleo, que están siendo muy castigados por la mala situación económica

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), ha solicitado a las comunidades autónomas un aumento en las subvenciones que reciben los centros especiales de empleo al contratar a personas con discapacidad.

Navarra ya tomó la iniciativa hace unas semanas, y ahora es el País Vasco el que ha dado el paso, aumentando las ayudas por contratación de trabajadores con especiales dificultades de inserción. Ambas comunidades han incrementado del 50 al 75 por ciento del salario mínimo interprofesional la cantidad económica a modo de subvención que reciben los centros especiales de empleo al contratar a un trabajador con discapacidad grave.

Esta es una medida que el sector de la discapacidad venía solicitando desde hace tiempo, ya que la grave crisis económica existente azota especialmente a estos centros especiales de empleo. Estos centros, en muchos casos de iniciativa social, necesitan ayudas suplementarias para mantener los puestos de trabajo de miles de personas con discapacidad, que de otra manera quedarían en el paro.

La Federación de discapacitados cordobesa Fepamic cuenta en este momento con varios centros especiales que dan trabajo a 410 personas con discapacidad. Sin embargo todavía quedan alrededor de 4.400 personas discapacitadas inscritas en la bolsa de empleo de la federación esperando una oportunidad para trabajar.

Actualmente se calcula que existen unos 3.000 centros especiales de empleo que dan trabajo a unas 60.000 personas en todo el país.