La Fundación Cajasur financia la nueva sala de integración sensorial de Fepamic

Está destinada al trabajo psicomotriz y sensorial de niños y adolescentes con déficit de integración sensorial

Firma del convenio entre el presidente de Fepamic, Antonio Hermoso, y el director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadilla.

La llamada Sala Snozelen de Fepamic va a convertirse en la mayor sala de integración sensorial de Córdoba y una de las únicas en su tipología de toda Andalucía, en virtud del convenio que el presidente de Fepamic, Antonio Hermoso, ha suscrito con el director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadilla. Esta sala de estimulación sensorial, que lleva funcionando desde 2007 en la Residencia Fepamic para Gravemente Afectados, ampliará su equipamiento para trabajar los aspectos psicomotrices, además de los sensoriales.

Los destinatarios principales de la nueva sala de integración sensorial son los niños y adolescentes con déficit de integración sensorial y otras necesidades especiales, entre los que se encuentran niños con autismo, Asperger, síndrome del déficit de atención, etc. así como otros jóvenes con discapacidad física y orgánica. Igualmente, pueden beneficiarse de esta sala adultos con daño cerebral sobrevenido, tercera edad, demencias tipo Alzheimer y, en definitiva, cualquier usuario que presente dificultades de integración e interacción con el medio que le rodea o que presente una demora en aprender a organizar los estímulos del medio.

La sala se abrirá al público en mayo de este año. Para ello se llevará a cabo un programa individualizado y/o grupal si fuese necesario en función de las necesidades del usuario, que será evaluado de manera individual y exhaustiva  por terapeutas ocupacionales con formación en integración sensorial.

La integración sensorial es la organización de las sensaciones para producir conductas adaptativas y de aprendizaje. Permite el adecuado funcionamiento del cerebro y del cuerpo y es el más importante de los procesos sensoriales que realiza nuestro cerebro.