La Once se queja del impuesto sobre las loterías propuesto por el Gobierno

La organización advierte de que esta medida hará caer las ventas, y se verá obligada a hacer recortes.

Cupon de la ONCE cortado en trozos escritos con:hacienda, hipoteca, coche etc.

En los nuevos presupuestos para 2013 presentados el pasado 27 de septiembre, se incluye un gravamen del 20% a los premios superiores a 2500 euros de los sorteos organizados por Loterías y Apuestas del Estado, Administraciones Autonómicas, Cruz Roja y Once, que hasta la fecha gozaban de exención del IRPF.

La Once ha expresado su malestar mediante una carta firmada por su director, Ángel R. Sánchez Cánovas. El escrito critica la decisión del gobierno y pone de manifiesto la intención de negociar con el ejecutivo para que reconsidere su postura.

La organización advierte de que “Una medida fiscal como la que se presenta, que hará nacer en la clientela dudas y reparos hacia la compra, puede llevar consigo una disminución en las ventas de juego difícilmente medible en estos momentos”.

La consecuencia de esta medida, afirma el escrito, será “que la ONCE y su Fundación contarán con menos capacidad de respuesta social”.

Además la Once ha recordado al Gobierno el Acuerdo General firmado el pasado año entre las dos instituciones, mediante el que se garantiza la estabilidad de la organización, advirtiendo que “si fuese necesario habremos de buscar mecanismos alternativos que garanticen la continuidad de la ONCE y de la labor que realiza bien directamente o a través de su Fundación”.