Saltar al contenido principal

Beneficios de la hipoterapia y su diferencia con la equinoterapia

07/02/2013

Mejora el equilibrio, la espasticidad, la comunicación y el comportamiento, estimula la psicomotricidad.

Un paciente guarda el equilibrio sobre el caballo.
Un paciente guarda el equilibrio sobre el caballo.

Durante los últimos meses se están introduciendo nuevas modalidades de rehabilitación física, entre las que podemos destacar la terapia ecuestre impartida en el Centro de Matallana, en la localidad de Fernán-Núñez.

Las Terapias Ecuestres  usan las actividades orientadas con caballos con el propósito de contribuir positivamente al desarrollo cognitivo, físico, emocional, social y ocupacional de las personas que sufren algún tipo de discapacidad o necesidad especial. Se concibe al caballo como herramienta de trabajo y como elemento integrador, rehabilitador y reeducador.

En diferentes unidades de día de FEPAMIC, se realiza la modalidad de HIPOTERAPIA; que a diferencia de la Equinoterapia sólo está enfocada  al tratamiento fisioterapéutico neurofisiológico. Algunos de los beneficios obtenidos de ésta variedad son:

-Mejora el equilibrio y la movilidad gracias al movimiento tridimensional del caballo que asemeja la marcha humana.
-Disminuye la espasticidad muscular, ya que el calor corporal del caballo facilita la relajación muscular y articular.
-La variabilidad de la marcha del caballo posibilita terapéuticamente regular el grado de sensaciones que recibe el paciente.
-Afecta positivamente a las funciones de comunicación y comportamiento para pacientes de todas las edades.
-Estimula la psicomotricidad, la adaptación del individuo al medio y a una mejor calidad de vida y mayor grado de autosuficiencia aumentando su confianza y estimulándole el lenguaje por el desarrollo del habla, la comunicación y la socialización.
-Los caballos y actividades entorno a ellos se presentan como algo motivante, estimulador y novedoso.

Se considera que ésta terapia, es capaz de conseguir nuevos estímulos complementarios a los logrados con tratamientos tradicionales. (Un caballo al paso, transmite al jinete 110 impulsos por minuto, en una serie de oscilaciones tridimensionales como son avance y retroceso, elevación descenso, desplazamiento y rotación).

Algunas de las actividades que se trabajan sobre el caballo son; el manejo de riendas en usuarios con hemiplejía, circuitos variados para problemas de equilibrio y control postural, ejercicios de brazos con picas, pelotas,…para fortalecimiento muscular y coordinación óculo-manual. Además de la implicación muscular, circulatoria, articular  y  también se trabaja el factor emocional y motivacional que supone, el mero hecho de estar montando a caballo en un espacio al aire libre.

Los usuarios de cada centro de día acuden una vez a la semana, y la sesión individual oscila entre los 20-30 minutos. Por el momento, no se está realizando un seguimiento de los beneficios centrándose en la actividad,  ya que los usuarios acuden cuando su economía y bienestar se lo permite, al ser ésta un extra de los servicios prestados por la federación. Cierto es, que sí se observan los beneficios obtenidos en los usuarios que acuden a Hipoterapia.

Puedes ver fotos de hipoterapia en el Facebook de Fepamic>

Nuria Santos y Andrea Ceballos. Terapeutas responsables de la hipoterapia.