Saltar al contenido principal

La discapacidad, protagonista de la gran pantalla

20/12/2019

Cada día reclamamos una mayor inclusión y normalización de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad. Según los últimos datos, en España hay casi cuatro millones de personas con alguna discapacidad. Aún así, la cultura audiovisual todavía muestra tímidamente personajes con algún tipo de discapacidad, salvo en historias que traten específicamente este tema. A pesar de ello, ya podemos señalar algunos casos relevantes, ya sea por cómo abordan la discapacidad y su habilidad para reflejar ante el gran público la realidad de este colectivo, por la aparición normalizada de personajes con alguna discapacidad o por la interpretación de actores y actrices con discapacidad, algunos de ellos con una carrera exitosa que sirve de inspiración a miles de personas en el mundo.

La película Campeones, de Javier Fesser, que obtuvo el Goya a la mejor película en 2019 es un ejemplo de un guion que trata la discapacidad con humor, sensibilidad y respeto. Sin paternalismo ni condescendencia, con mucho sentido del humor muestra las trabas y prejuicios a los que se enfrenta cualquier persona con discapacidad, pero también el esfuerzo y los logros que suponen tener una vida plena. Campeones da visibilidad a todo un colectivo desde el respeto y la normalidad, quizás esta haya sido en parte la clave de su éxito de crítica y público, un éxito que le valió una decena de nominaciones en la última edición de los premios Goya, de los cuales obtuvo el de mejor película, mejor canción original y mejor actor revelación. Este último galardón fue para Jesús Vidal, uno de los pocos actores profesionales que conforman el elenco de la película, que sufre una discapacidad visual del 90%.

Hablando de éxitos, la película francesa Intocable (2011) cosechó una gran acogida internacional con una historia basada en hechos reales sobre la relación de un rico tetrapléjico y su cuidador. El film obtuvo importantes reconocimientos y también propició la visibilidad de una realidad que, si bien no es generalizada, ofrece cierta reflexión sobre las necesidades de las personas con una discapacidad física grave y también sobre el papel del cuidador o acompañante.

Otras ficciones recientes y muy exitosas en las que encontramos personajes con alguna discapacidad se cuelan en nuestros salones. Series como Juego de TronosBreaking Bad o Stranger Things. En la primera, uno de los personajes que más reconocimiento ha tenido es Tyrion Lannister, interpretado por Peter Dinklage, destaca en este caso que la discapacidad del personaje se trata como una particularidad del mismo y eso mismo es lo que caracteriza al personaje y su relación familiar. Todo lo contrario ocurre en Breaking Bad, donde el hijo del protagonista, Walter White Jr, tiene parálisis cerebral, al igual que RJ Mitte, el actor que lo interpreta, pero eso no determina el desarrollo del personaje, se trata más bien como una característica del mismo. Asimismo, en la serie Stranger Things uno de los personajes protagonistas, Dustin Henderson y el actor que le da vida, Gaten Matarazzo, padece displasia cleidocraneal, una enfermedad genética que afecta a los huesos y a los dientes. Lo que le ha dado un toque especial, único y que a todos los fans ha encantado.

Menos conocidas para el público español, pero con una gran acogida en Estados Unidos son las series Speechless (Sin palabras) y Switched at Birth (Cambiadas al nacer).  Speechless es una comedia de situación que ha sido muy alabada por su tratamiento humorístico de situaciones delicadas o la brillantez y sentido del humor del personaje de JJ DiMeo, el hijo mayor de la familia que sufre parálisis cerebral al igual que el actor que lo interpreta, Micah Fowler. Por su parte, Switched at Birth es una serie dramática que gira en torno a dos adolescentes que fueron cambiadas al nacer, una de ellas es sorda y está interpretada por la actriz Katie Leclerc que padece la enfermedad de Meniere. La serie incluye de forma habitual otros personajes con sordera como la actriz Marleen Matlin, el exquisito cuidado en la producción se deja ver en la corrección de la lengua de signos utilizada en la serie, una característica muy valorada por las asociaciones de personas con discapacidad auditiva.

Ya desde hace un par de décadas hemos visto en la pequeña pantalla protagonistas con alguna discapacidad como el doctor House, pero quizás en este caso el personaje responde más al prejuicio de un carácter difícil motivado por su lesión. Más interesante resulta la naturalidad con la que aparece la discapacidad en la afamada CSI, un ejemplo es el protagonista de la serie, Gilbert Grissom, cuyo arco argumental pasa por una sordera producida por una enfermedad degenerativa heredada de su madre, lo cual justifica a lo largo de la trayectoria del personaje su dominio de la lengua de signos y su habilidad para leer los labios. Además, el personaje del forense, Al Robbert, presenta una ligera cojera que el actor Robert Davis Hall reproduce con gran naturalidad, ya que debido a un grave accidente de coche el intérprete perdió las dos piernas y utiliza prótesis artificiales para caminar.

No podemos dejar de lado las sagas del universo Marvel, basadas en los cómics de años sesenta y setenta del pasado siglo, cuentan con algunos superhéroes cuya discapacidad queda casi eclipsada por sus habilidades. Un ejemplo destacado es Daredevil, este superhéroe ficticio queda ciego por una sustancia radioactiva que al mismo tiempo le confiere habilidades especiales. Otro ejemplo es el profesor Xavier, fundador de los X Men, un científico brillante con poderes psíquicos que durante la mayor parte de su historia es parapléjico. Las historias de los X Men pueden interpretarse como una crítica al trato que reciben las minorías de cualquier tipo desde la sociedad. En el caso de estas películas la discapacidad no es relevante para el desarrollo de la historia, pero sí podríamos hacer una lectura sobre los mutantes de esta saga cuyas capacidades especiales provocan el rechazo de parte de la sociedad en la que viven, así como de la necesidad de integración y normalización que la mayoría de estos superhéroes reclaman en algún momento de su historia.

Tanto en la gran pantalla como en la realidad, todos tenemos grandes habilidades y otras cosas que no se nos dan tan bien. Superar las dificultades y obstáculos depende, al fin y al cabo, del esfuerzo de todos.