Saltar al contenido principal

Nacho Ramos: “En muchos gimnasios ya tienen personas con discapacidad entre sus alumnos”

21/04/2020

Hablamos con Nacho Ramos, El Calorro, boxeador y presidente del Comité de Boxeo Adaptado de la Federación Española de Boxeo. Fue pionero en la práctica de boxeo adaptado en España y ha competido en distintos campeonatos en Francia, ya que en nuestro país no existe la posibilidad de competir en esta disciplina para personas con discapacidad. Ya recuperado de una lesión reciente había retomado su actividad deportiva y se estaba preparando para próximos combates. Además, entre el 25 y el 28 de febrero se celebró el primer Congreso de Boxeo Adaptado a partir del cual se han marcado las líneas de trabajo de esta disciplina y plantea un futuro cercano para esta modalidad deportiva en España. Sin embargo, la alerta sanitaria provocada por el COVID19 ha provocado un parón en todos los ámbitos. En estos momentos, Nacho se centra en actividades de difusión y apoyo al deporte a través de entrevistas que concede a los medios y también es muy activo en redes sociales (Facebook e Instagram).

 

– ¿Cómo llevas el confinamiento? ¿Intentas seguir una rutina de entrenamiento?

Como todo el mundo, en casa, pero es lo que toca. Estoy entrenando con unas gomas que tengo, estoy haciendo musculación y hago unos ejercicios físicos como sentadillas, movimientos, el calentamiento que hacemos de boxeo… Pero vaya, poco, aquí me falta el gimnasio, mis compañeros, el entrenador… Entrenar sin entrenador es muy difícil. Cuando voy al gimnasio tengo al entrenador que, aunque sepa el trabajo que hago, está detrás de mi para que lo haga perfecto o me da caña cuando ve que flojeo. Y la motivación de entrenar con compañeros, que siempre es una motivación extra para trabajar mejor.

“Me falta el gimnasio, mis compañeros, el entrenador… Entrenar sin entrenador es muy difícil.”

– ¿Has tenido que cancelar algunos combates o actividades?

Está todo parado, después del Congreso, en el que se dieron las líneas de trabajo y todo eso, teníamos que haber vuelto a reunirnos, pero como ya salió esto pues no hemos podido y está un poco estancado, pero lo que nos queda es trabajo de oficina. Tenemos que hacer un dossier con las líneas de trabajo para mandarlo a las delegaciones territoriales y que la gente vea las líneas de trabajo que vamos a seguir.

Y lo de Francia, cuando empezó esto es más o menos la época en la que avisan para ir a boxear, ya se habían cancelado veladas y habían cerrado el pabellón donde se disputan los combates, además no puede haber aglomeraciones. Se ha cancelado todo, lo mismo que el fútbol y todos los deportes.

– La última vez que hablamos anunciabas la celebración del primer Congreso de Boxeo Adaptado en España que finalmente se celebró poco antes del decreto de alarma. ¿Cómo fue el congreso?

El Congreso fue muy bien. Coincidió con el campeonato de España de clubes y mostraron mucho interés. Lo que me gustó fue saber que en muchos gimnasios ya tienen personas con discapacidad entre sus alumnos.

Se logró lo que queríamos: reunirnos todos los miembros del comité, poner nuestras opiniones sobre la mesa y crear las líneas de trabajo para el boxeo adaptado en España y poder empezar a practicarlo aquí. Hubo ponencias de todos los miembros del comité: Rafael Alcázar y Emilio Peña son los encargados de la clasificación adaptada y Araceli Sánchez es terapeuta ocupacional y expuso los beneficios de este deporte para personas con discapacidad física e intelectual, así como algunos consejos didácticos para trabajar con personas con discapacidad. Por su parte, Miriam Romero, experta en derecho deportivo internacional, habló de los antecedentes internacionales para la creación de un reglamento de boxeo adaptado. También quiero destacar la presencia de Felipe Martínez que es el presidente de la Federación y está haciendo un gran trabajo para que este proyecto salga adelante.

– Uno de los objetivos del congreso era crear el comité nacional de clasificación, ¿ya se ha creado?

A partir del congreso quedamos en darle forma. Hay que trabajar en la reglamentación, también hay que mirar el aspecto legal, que sea una competición legal. Y las reglas… hay que adaptarlo pero tampoco se puede adaptar mucho mucho un deporte porque pierde su esencia.

– Y otro objetivo era sentar las bases para el código nacional de clasificación, un asunto complejo, ¿tenéis ya un esbozo de este código?

Nos hemos fijado en cómo han adaptado su clasificación varios deportes . Por una parte el tipo de discapacidad: física e intelectual, y también por patologías (amputados, en silla…).

– ¿Para cuándo se prevé que se pueda empezar a competir en boxeo adaptado en España?

Después del congreso el objetivo que teníamos más cercano era que de cara al año que viene pudiera haber ya algo, pero ahora se ha quedado todo pausado. Hay que ver todavía cómo vuelve todo a la normalidad y ver qué ritmo de trabajo se puede llevar, porque nos tenemos que reunir personas de toda España y nos tenemos que desplazar a la sede de la Federación, en Madrid, no es fácil.

“El objetivo que teníamos más cercano era que de cara al año que viene pudiera haber ya algo, pero ahora se ha quedado todo pausado”

¿Qué haces ahora que no puedes entrenar?

Soy muy activo en las redes y también me han entrevistado varios medios para hablar sobre el Congreso de Boxeo Adaptado, ya que ha sido muy reciente, y sobre el confinamiento. Hace unos días hice una entrevista con José Luis Munuera (árbitro de fútbol internacional) a través de Instagram y he participado en un corto documental para Footers titulado Días sin fútbol.