Fepamic hace balance anual de la pandemia del Covid-19

En el mes de marzo se ha cumplido un año desde que se decretó el confinamiento, empezamos a saber qué era eso del Covid-19 y nuestras vidas daban un giro de 180º. Hace más o menos un año comenzó a sonarnos aquello a lo que hoy ya nos hemos familiarizado, el teletrabajo. Nos tuvimos que trasladar a nuestras casas, y que las dejando las oficinas desiertas.

Los usuarios de las Unidades de Día ya hace más de 12 meses que se vieron obligados a dejar sus actividades; sin olvidar tampoco como cerraron las puertas de la Residencia para no dejar entrar al “bicho”.

Si hacemos balance de este tiempo, en Fepamic hemos vivido una noria de emociones. Nuestra presidenta, Sara Rodríguez, siempre destaca el lado positivo: “la rapidez con la que actuamos y nos adoptamos a los cambios”. “Al igual que el gran equipo humano que conforma Fepamic que como siempre estuvo a la altura”. Es más, los usuarios han dado un chute de alegría y de enseñanza sobre qué es lo importante y cómo hay que sobrellevar las adversidades con fotografías, carteles y vídeos llenos de sonrisas.

Es cierto que hemos tenido que hacer frente a algunos ERTES, a la adaptación digital y tecnológica del teletrabajo, a algunos casos positivos que tuvieron que ser controlados y a la distancia física entre todos nosotros. Pero, con retrospectiva, podemos afirmar que lo hemos superado con creces: ya está de vuelta toda la familia fepámica y seguimos creciendo ofreciendo oportunidades laborales en algunos municipios cordobeses, ya nos movemos como pez en el agua con eso de trabajar en casa y las vacunas han llegado para darnos un gran respiro en cuestión de salud y seguridad de los nuestros. ¡Ah! Y eso de la distancia también hemos aprendido a burlarla gracias a la tecnología con abrazos virtuales.

Fepamic ha demostrado una vez más que se pueden superar los obstáculos si se trabaja en equipo, si estamos juntos y si remamos en la misma dirección. Nosotros seguiremos trabajando con, por y para las personas con discapacidad: demandaremos la visibilidad que debemos tener y el hueco que debemos ocupar en la sociedad en todas las áreas que conforma la vida.

Para terminar, este mensaje quiere ser un aliento de esperanza: párate dos minutos para reflexionar sobre las adversidades que has conseguido superar, para ver el lado bueno de esta pesadilla y empezar a ver la luz al final del túnel. Y por nuestra parte, gracias a cada uno de los trabajadores y usuarios que forman parte de la familia fepámica por ser titanes y saber luchar contra todo los que intente frenarnos.