FEPAMIC lanza una programación inclusiva y participativa para celebrar el Día de la Discapacidad

Juegos cooperativos, cine, taller de manualidades y charlas en el ámbito de la discapacidad son parte de la programación de FEPAMIC con las personas usuarias de sus centros.

El 3 de diciembre se celebra internacionalmente el Día de las Personas con Discapacidad con el objetivo de promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad, así como de concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida.

La Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba (FEPAMIC) ha previsto, para la conmemoración declarada en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la resolución 47/3, un proyecto abierto que se ejecutará en los diferentes centros de la entidad.

Cartel de las actividades que se desarrollarán por el Día de la Discapacidad en Fepamic

El objetivo principal que se persigue con esta actuación es promocionar la participación y la inclusión social de las personas con discapacidad en la sociedad cordobesa. Para que esta meta se pueda alcanzar se han establecido una serie de pautas:

  • Difusión y publicidad de las actividades realizadas para potenciar la participación y sensibilización de la población cordobesa.
  • Sensibilizar y promocionar los derechos y necesidades del colectivo mediante actividades de carácter inclusivo y participativo relacionadas con el día de la discapacidad.
  • Concienciar a la ciudadanía cordobesa sobre la necesidad de integración e inclusión de las personas con discapacidad.
  • Fomentar la participación de las asociaciones, organismos y entidades en actividades relacionadas con el Día de la Discapacidad con el fin de mejorar la calidad de vida del colectivo.
  • Generar un aumento de la participación de la población cordobesa mediante la realización de actividades que fomenten la implicación ciudadana con nuestro entorno.

Esta actuación es posible a través de la convocatoria de subvenciones a asociaciones que desarrollan proyectos, programas y actividades de participación ciudadana en la provincia de Córdoba durante 2021 de la Delegación de Participación Ciudadana de la Diputación de Córdoba.

FEPAMIC y Diputación de Córdoba centran sus actuaciones en la igualdad entre hombres y mujeres con discapacidad

La eliminación de barreras y la plena igualdad en la sociedad son el motor de las actividades que desarrollarán merced a la subvención concedida.

La convocatoria de subvenciones a asociaciones y/o federaciones que desarrollen proyectos programas y actividades para conseguir la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y la eliminación de la discriminación por razón de sexo u orientación sexual en la provincia de Córdoba durante el año 2021 de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba permitirá a la Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba (FEPAMIC) llevar a cabo el proyecto denominado la igualdad entre hombres y mujeres con discapacidad como motor inclusivo”.

Este proyecto se va a realizar en los diferentes centros de FEPAMIC con el objetivo principal de potenciar la igualdad y la inclusión social de mujeres y hombres con discapacidad de Córdoba y provincia. Así, para la consecución de éste, se materializarán una serie de objetivos específicos como son:

  • Difundir y publicitar las actividades realizadas para potenciar la igualdad y la no discriminación de las personas con discapacidad. 
  • Sensibilizar y promocionar los derechos y necesidades del colectivo mediante actividades de carácter inclusivo y participativo relacionadas con la igualdad y la no discriminación de las personas con discapacidad. 
  • Concienciar a la ciudadanía cordobesa con discapacidad sobre la necesidad del uso de herramientas como la conciliación, corresponsabilidad, igualdad, sobre la necesidad de integración e inclusión de las personas con discapacidad, eliminación de estereotipos, discriminaciones, etc. 
  • Realizar actividades que generen un espacio inclusivo, entre iguales, donde se trabaje la discriminación por razón de sexo, la violencia de género, las barreras y la discapacidad.
  • Mejorar la calidad de vida de las mujeres con discapacidad relacionadas directamente con FEPAMIC.

A modo de resumen, las actividades que se desarrollarán para tal finalidad serán:

  1. ACTIVIDAD 1: Día de la mujer rural y día internacional de la violencia de género. Actividades inclusivas relacionadas con los días 15 de octubre (Día Internacional de las Mujeres Rurales) y 25 de noviembre (Día Internacional contra la violencia de género) acordes a las fechas de ejecución del proyecto, desarrollándose en los días cercanos, según la disponibilidad.
  2. ACTIVIDAD 2: actividades inclusivas. Acciones de carácter participativo e inclusivo en los diferentes centros de FEPAMIC. En éstas podrán participar todas aquellas personas que estén interesadas. Para esta actividad, se realizarán charlas motivadoras como por ejemplo “Alza la voz”, protagonizada por personas usuarias, entrevistas, relacionadas con el ámbito de la discapacidad, la violencia de género, la discriminación, la necesidad de igualdad, las barreras y las necesidades.
  3. ACTIVIDAD 3: juegos cooperativos. Dinámicas cooperativas que fomenten la igualdad, la inclusión y la no discriminación del colectivo.
  4. ACTIVIDAD 4: sesión de cine. Visualización de películas y cortos relacionados con la igualdad, violencia de género, discriminación y estereotipos. Las películas serán elegidas por las personas usuarias y posteriormente se generará un debate sobre las barreras, los estereotipos, los prejuicios y la necesidad de inclusión e igualdad de las personas con discapacidad.
  5. ACTIVIDAD 5: talleres de manualidades en los diferentes centros de FEPAMIC que tiendan al fomento de la igualdad, la visibilidad de las mujeres con discapacidad y la no discriminación.

Fepamic estrena una Guía de Conciliación para fomentar la igualdad de oportunidades

Fepamic da un paso más hacia la igualdad de oportunidades, real y efectiva, entre mujeres y hombres con la reciente elaboración de una Guía de Conciliación y Corresponsabilidad, común a todos/ as los/ as trabajadores/ as del grupo.

En esta Guía, elaborada y publicada gracias a la colaboración de la Diputación Provincial de Córdoba y al Ayuntamiento de Córdoba, a través de sus Delegaciones de Igualdad y sus correspondientes convocatorias de ayudas para el año 2020, se recogen las principales medidas de conciliación que en la actualidad ha establecido nuestra entidad  para facilitar el desarrollo de una vida laboral, familiar y personal más satisfactoria de las personas trabajadoras que integran nuestra entidad.

 

Fepamic trabaja en la prevención de la violencia hacia la mujer

Desde FEPAMIC, queremos anunciar que, a través del “PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER DIRIGIDO A PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN LOS CENTROS DE FEPAMIC.” cofinanciado con la Consejería de Igualdad Políticas Sociales y Conciliación, se va a llevar a cabo un programa de prevención de la violencia de género.

El presente programa, dará comienzo este lunes 3 de noviembre de 2020. El presente programa, será impartido por una psicóloga general durante 1 mes y medio.

Este programa, está dirigido principalmente a personas con discapacidad usuarias de los diferentes Centros de FEPAMIC de Córdoba y Provincia.

¿Qué es lo que haremos en este programa?

Sesiones individuales con personas con discapacidad: estas, permitirán crear un espacio de apertura emocional y de apoyo en el ámbito de la desigualdad y la discriminación.

Talleres participativos y grupos de debate sobre la percepción sobre conceptos como: mitos, estereotipos, roles de género y prejuicios acerca de la violencia de género y discapacidad.

Talleres participativos acompañados de imágenes y vídeos para facilitar la identificación de los malos tratos. Las personas beneficiarias trabajarán con el apoyo de materiales didácticos en las sesiones para los posteriores debates.

Talleres de reflexión de importancia de la igualdad entre mujeres y hombres, con el fin de dar voz a las mujeres con discapacidad y potenciar su empoderamiento.

¿Para quién va dirigido el presente programa?

Las personas beneficiarias del presente programa, son aquellas personas con discapacidad de los diferentes Centros de FEPAMIC.

¿Qué objetivos perseguimos con el presente programa?
Romper mitos, estereotipos, roles de género y prejuicios acerca de la violencia de género y discapacidad.
– Identificar señales de alerta de violencia en una relación de pareja.
– Potenciar el empoderamiento de las mujeres con discapacidad
– Realizar atenciones individualizadas para trabajar aspectos relacionados con la
violencia de género.

 

“Las personas con discapacidad siempre tenemos que aportar más”

Estamos en marzo, un mes que hemos decidido dedicar a mujeres que trabajan para mejorar la vida de las personas con discapacidad desde distintas áreas de Fepamic. Hoy hablamos con Isabel Bueno, cuidadora de la Unidad de Día de Córdoba. Lo hacemos por teléfono, pocos días después del cierre del centro motivado por el nuevo coronavirus y del decreto del estado de alarma. Hablamos con ella sobre igualdad, pero también de sus sentimientos y de las reacciones de los usuarios ante esta situación extraordinaria.

Isabel Bueno trabaja en la Unidad de Día de Córdoba desde hace seis años y su contacto con los usuarios es constante.  Ella también tiene discapacidad, es diabética y tiene esclerosis múltiple. Nos explica que el diagnóstico de esclerosis le cambió la vida hace siete años: “la diabetes me dio con 10 años y es algo que yo puedo controlar más o menos. Pero la esclerosis no es algo que yo pueda controlar, yo siempre había trabajado en el comercio y cuando me diagnosticaron la esclerosis tenía mucha experiencia laboral, pero como había dejado los estudios muy joven no tenía formación, así que volví a estudiar”. Estudió técnico auxiliar de enfermería y desde que terminó las prácticas del ciclo trabaja en la unidad de día de Fepamic “entré por una baja y, cuando terminó, el responsable del centro confió en mí y desde entonces, hace seis años, aquí sigo”. 

Pregunta. ¿Ha percibido discriminación respecto a sus compañeros hombres?

Respuesta. Respecto a la igualdad me gustaría decir que estoy orgullosa de lo que soy: mujer. Estoy orgullosa de las que lucharon por nuestros derechos, porque gracias a ellas yo soy una trabajadora, soy madre, puedo votar, decido si tener hijos,… tenemos que luchar, tanto hombres como mujeres, juntos por una igualdad y no enfrentarnos. Las mujeres tenemos las mismas capacidades que los hombres para ocupar todos los lugares.

En mi trabajo hombres y mujeres tenemos el mismo sueldo, los mismos derechos y los mismos privilegios, tanto hombre como mujer. Todos podemos aportar para ayudar a erradicar la desigualdad, luchar contra los prejuicios y concienciar a nuestras familias.

P. El sector de los cuidados está asociado tradicionalmente a las mujeres, ¿ha notado algún cambio en este sentido?

R. Seguimos diciendo que el cuidado lo tenemos asociado a la mujer, pero no porque nos lo impongan sino porque muchas mujeres, por sus creencias, que están muy arraigadas, o las de sus familias no quieren ser atendidas por hombres, algunas usuarias no quieren ser atendidas por nuestros cuidadores, por mis compañeros. Las mujeres tenemos que combatir contra ello y dar nuestro pasito adelante. Nosotros somos, ante todo, profesionales, seamos hombres o mujeres.

Nosotros somos, ante todo, profesionales, seamos hombres o mujeres.

P. Su contacto con los usuarios es constante, ¿percibe desigualdad de género entre ellos y ellas?

R. No, ellos respetan mucho a la mujer pero con igualdad, nunca he oído a ninguno decir que no hace algo porque es un hombre, hacen las mismas cosas. Siempre, tanto unos como otros están dispuestos a hacer cosas y a ayudar.  Yo pongo un punto a favor por mis usuarios.

P. El las unidades de día de Fepamic se han hecho talleres de igualdad dirigidos a los usuarios…

R. Han ayudado bastante, he insistido para que algunas personas usuarias asistan y les ha venido muy bien. Quizás les ha ayudado más a algunas mujeres porque al oír lo que ellos piensan han cambiado mucho su percepción.

P. ¿Sufren más discriminación las mujeres con discapacidad que los hombres con discapacidad?

R. Las personas con discapacidad siempre tenemos que aportar más. Pero no veo que por ser mujer. Si estás cualificada tienes las mismas oportunidades que los hombres y puedes aspirar a lo mismo.  En mi experiencia, por ser persona con discapacidad he sentido más discriminación que por ser mujer. Yo quería pertenecer a las fuerzas armadas y no fue por ser mujer sino por tener discapacidad (diabetes tipo 1). Para mí siempre quedará eso ahí.

P. Pero desde hace seis años se dedica a cuidar a otras personas con discapacidad, ¿cómo ha vivido ese cambio?

R. Soy muy afortunada. Es un trabajo muy bonito, aunque hay momentos durísimos, porque tenemos a muchos usuarios con enfermedades degenerativas.  Es verdad que me traigo a veces los problemas a casa, reconozco que no me resulta fácil desconectar. La relación con los usuarios es muy cercana, incluso con los que no pueden hablar. El lenguaje no verbal es el más importante. Recibo más besos en mi trabajo que cuando llego a mi casa. Eso es muy bonito.

Además, mi trabajo me encanta, soy las manos para hacer lo que tú no puedas y tus pies para llevarte a donde no puedes llegar. Yo estoy bien, pero no sé si mañana voy a necesitar una ayuda. Y si mañana lo necesito quiero que me traten como yo te voy a tratar a ti. Siempre me pongo en el lugar de los usuarios. Pongo por delante de todo el bienestar del usuario.

Soy las manos para hacer lo que tú no puedas y tus pies para llevarte a donde no puedes llegar

P. Ante el cierre del centro por el decreto del estado de alarma, ¿cómo han reaccionado los usuarios?

R. Para ellos está siendo muy duro el cierre de la unidad de día. Muchos de ellos, por su discapacidad, tienen el centro como su actividad principal, hacen actividades que no podrían hacer de otra manera. Muchos de ellos no van al mercadillo, al corte inglés, a la playa, al carnaval… como hacemos aquí con ellos. Aquí les damos vidilla, íbamos a sacar nuestro paso de semana santa, a hacer torrijas…

Claro, ante esta situación es necesario, pero para ellos está siendo muy duro.

Tú los privas de esto y se agobian, cuando vieron todo cerrado se les caía el mundo. Muchos han llorado porque hemos cerrado. También se preocupan por nosotros, por el miedo a que nos pongamos enfermos.

P. ¿Sigue en contacto con ellos estos días?

R. Es un trabajo en el que se establece una relación muy personal. Tenemos un grupo de whatsapp y estos días hemos quedado en enviarnos me fotos de lo que hacemos en casa, compartimos lo que hacemos y nos animamos unos a otros. Ojalá esto pase pronto y volvamos a la normalidad y sigamos haciendo lo que nos gusta.

“Siento que es más difícil para las mujeres llegar a los puestos de responsabilidad dentro del colectivo de la discapacidad”

Hablamos con Inmaculada Marín, subdirectora de la residencia para personas gravemente afectadas de Fepamic y vicepresidenta de la entidad, sobre igualdad en Fepamic.

Inmaculada Marín Pérez de la Lastra es de Montalbán, Córdoba. Estudió Trabajo Social en Huelva y allí hizo prácticas en la ONCE pensando en las posibilidades de establecer su puesto de trabajo, pero “las circunstancias me trajeron a Fepamic”. Desde 2005 trabaja en la entidad, es subdirectora de la Residencia para personas gravemente afectadas y vicepresidenta de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba (Fepamic). También es la responsable de igualdad de género en la entidad desde 2016. Nos explica que es “la primera responsable de igualdad de ámbito general dentro de los miembros de la junta directiva, pero los comités de igualdad sí que llevan trabajando muchísimo tiempo. El primer comité de igualdad se creó en Fepamic en torno a 2010”, aclara. Ese primer comité era “un comité entre centros a través del cual se impulsaron los primeros planes de igualdad” que incluían algunas medidas como el lenguaje no sexista, fortalecer el acceso al empleo de forma igualitaria o facilitar el acceso al empleo a actividades tradicionalmente masculinas en la empresa, por ejemplo: conductora de la unidad de transporte adaptado.

En materia de Igualdad, como nos explica Inmaculada Marín, Fepamic cuenta desde hace aproximadamente una década con comités que han ido incorporando medidas de conciliación y de igualdad en los distintos ámbitos de actividad de la entidad, como los sucesivos planes de igualdad que se han puesto en marcha en la federación en los últimos años. Para la responsable de igualdad de la entidad “lo importante es la concienciación, hablar, hacer un comité y reflexionar sobre estas cosas… Ese es el cambio que yo veo desde el primer plan de igualdad en el que yo participé hasta ahora, el cambio es la concienciación”. Nos cuenta que actualmente la intención del comité de igualdad es que el personal de la entidad participe más en este órgano con la aportación de propuestas.

El plan de igualdad incluye un plan de conciliación que aporta medidas valoradas muy positivamente por las casi 800 personas que trabajan para la entidad. Inmaculada Marín señala que “son muy importantes las medidas de conciliación, en el último plan de igualdad hemos incluido medidas concretas y algunas ya recogidas en el último convenio de los trabajadores se han mejorado”. Y añade que “otro aspecto importante es que no hablamos de conciliación solo para los trabajadores que tienen hijos, participan también personas que no tienen hijos y aunque se da cierta prioridad a personas con hijos o personas mayores a su cargo, se tiene en cuenta la opinión de todos para establecer las medidas”.

En el plan de igualdad, por ejemplo, también se incluye una formación en igualdad para trabajadores de los distintos centros que consiste en varios talleres en los que se trabajan temas de género, qué servicios se prestan si detectan un caso de posibles malos tratos, cómo actuar o dónde derivarlo. Los trabajadores de los distintos departamentos que han asistido a esta formación destacan la utilidad de conocer esta información para actuar correctamente en situaciones de conflicto.

En los distintos centros de atención a personas con discapacidad de Fepamic también se realizan talleres de igualdad de género dirigidos a los usuarios, según señala la subdirectora de la residencia, por parte de los usuarios tienen muy buena acogida. En este caso los talleres tratan la concienciación, cómo rechazar faltas de respeto o identificar comportamientos sexistas. “Las mujeres, especialmente, valoran muy positivamente que se les de su espacio con estos talleres”, afirma la responsable.

Como vicepresidenta de Fepamic y subdirectora de la residencia de personas gravemente afectadas tiene muchas responsabilidades y dirige un equipo de trabajadores amplio, le preguntamos a Inmaculada Marín si ha notado discriminación por ser mujer y nos explica que en algunas ocasiones sí ha percibido cierta desigualdad: “Cuando yo le digo a un hombre que las cosas son así o así hay hombres que me cuestionan, incluso mujeres mayores. Sin embargo, el director dice exactamente lo mismo y no lo cuestionan”. Inmaculada Marín añade que “es totalmente inconsciente, es cultural. Seguro que le preguntas a ellos y te lo niegan, porque estoy segura de que ellos no lo viven así”. La vicepresidenta de Fepamic afirma que este tipo de reacciones son poco frecuentes y de hecho “cuando hablamos de temas de conciliación y de género o de igualdad los hombres están totalmente a favor y muy concienciados”.

En cuanto a la discriminación de género y discapacidad, afirma: “Sí siento que es más difícil para las mujeres llegar a los puestos de responsabilidad dentro del colectivo, por ejemplo, hay más hombres en la presidencia de federaciones o confederaciones”. Aunque destaca que el caso de Fepamic es un poco excepcional, ya que muchos de los puestos directivos y de responsabilidad de la Federación están ocupados por mujeres.

Las barreras profesionales a las que deben enfrentarse la mayoría de las mujeres, en el caso de las que tienen discapacidad suman dificultades: “Si eres madre sin discapacidad y ya es complicado, con discapacidad lo es más. Los puestos de responsabilidad exigen mucho tiempo y también depende de la discapacidad, hay discapacidades que te agotan, que por mucho que quieras no puedes tener un ritmo tan intenso”. Por otra parte, la situación ha cambiado, actualmente muchas mujeres con discapacidad cuentan con formación superior y es más fácil encontrar todo tipo de perfiles profesionales, “también la cuestión de la sobreprotección familiar a las personas con discapacidad dificultaba que pudieran ganar autonomía a través de un empleo ya que antes no era frecuente que las personas con discapacidad accedieran a los estudios”.

Para mejorar en materia de igualdad, en su opinión es necesario el cambio individual para que llegue un momento en el que no sean necesarias las cuotas para vivir en una sociedad igualitaria. “No quiero pensar que soy vicepresidenta o subdirectora porque soy mujer, porque hay que cumplir cupos. Yo contrato a las personas por sus capacidades y quiero que hagan lo mismo conmigo”, termina.

«Hay un incremento de mujeres cualificadas y con discapacidad en los puestos de dirección de Fepamic»

Coincidiendo con el Día de la Mujer hablamos con la presidenta de Fepamic para conocer su opinión sobre la situación de las mujeres con discapacidad y las medidas de igualdad con las que cuenta la entidad. Sara Rodríguez es licenciada en Económicas y Administración y Dirección de Empresas. Miembro de la junta directiva de Fepamic desde 2010 y fue elegida presidenta de la federación en 2016, cargo que revalidó en junio de 2019.

Pregunta. ¿Ser mujer y tener discapacidad supone una doble discriminación?

Respuesta. Lo importante no es tanto si es doble o triple, lo importante es ser conscientes de que aún se dan casos en los que por ser mujer se dan situaciones de discriminación y, por otro lado, por tener discapacidad también.  Ambas circunstancias son, por sí solas, realidades y situaciones específicas de discriminación, pero son discriminaciones que se entrecruzan y que lo que provocan es un agravamiento de dicha discriminación. Y, por supuesto, es importante no olvidar que estamos hablando de forma general.

P. Hace poco se publicaban los datos de que la brecha salarial se está reduciendo en España, pero en Córdoba ha aumentado un 23%, ¿Hay más brecha salarial en el colectivo de la discapacidad? 

R. En Córdoba, a pesar de que las estadísticas informan de que ha habido un incremento en la contratación de personas con discapacidad, al igual que en la de mujeres con respecto a los años anteriores, aún es muy insuficiente y dicho incremento es en un 95% de contratos laborales.

Estos datos ponen de manifiesto que las mujeres aún están lejos de conseguir puestos estables, lejos de promocionar y lejos, por tanto, de ocupar puestos más cualificados o de mayor responsabilidad que les permitan tener salarios más altos.

Y en el colectivo de la discapacidad tendrá un comportamiento similar, sin embargo, hay que resaltar que, en concreto en Córdoba, el mayor número de empleos existentes de estabilidad están dentro de los Centros Especiales de Empleo como los nuestros. Y es por ello que nuestras estadísticas propias harán que ese porcentaje sea más bajo, puesto que en el Grupo FEPAMIC la brecha salarial no existe, ya que, por un lado, los hombres y mujeres cobran lo mismo en el mismo puesto y,  por otro, tenemos un gran número de mujeres, casi mayoritario, que ocupan puestos de responsabilidad.

«las mujeres aún están lejos de conseguir puestos estables, lejos de promocionar y lejos, por tanto, de ocupar puestos más cualificados o de mayor responsabilidad»

P. Otra de las grandes barreras profesionales que tienen que superar las mujeres es el denominado techo de cristal, ¿usted lo ha tocado? ¿Siente que su caso es una excepción?

R. Efectivamente, soy consciente y conocedora de esta realidad. Existe un gran número de mujeres a las que se les impide ascender hacia los niveles superiores de la escalera corporativa, independientemente de sus cualificaciones o logros, es decir, existen pocas mujeres ocupando puestos importantes de liderazgo y responsabilidad.

Una de las causas que provocan esta situación es la inexistencia o falta de medidas de conciliación familiar y social. Pero también he de decir que otra de las causas que ha provocado esto es la escasa formación cualificada de la que disponían y siguen disponiendo las mujeres con discapacidad —aunque ahora en mucha menor medida, afortunadamente—, ya que, entre otros, el papel que históricamente se le ha otorgado a las mujeres es el de cuidadoras de la familia. Esta situación aún está haciendo mella, así como la negación de oportunidades y recursos tanto económicos como de accesibilidad y creencia en sus capacidades.

Afortunadamente, en FEPAMIC hemos notado una tendencia alcista de contratación de perfiles muy cualificados como, por ejemplo, psicólogas, fisioterapeutas, trabajadoras sociales, enfermeras, etc… Y, por tanto, puedo decir que en FEPAMIC el techo de cristal no existe. El hecho de que tengamos en plantilla a dos directoras generales, así como, por ejemplo, que de un equipo de seis directores cuatro son mujeres y tres de ellas tienen discapacidad, lo demuestra claramente. Se ha producido en los últimos años un incremento en la participación de mujeres cualificadas y con discapacidad en los distintos consejos de administración de la entidad. Así como muchos ejemplos más que podríamos seguir enumerando.

Por lo que sí, rotundamente puedo afirmar que en mi caso y en el caso de FEPAMIC se trata de casos excepcionales. Y todo esto ha sido posible gracias a contar desde su fundación con una dirección decidida a impulsar la igualdad de hombres y mujeres en la organización y que así se han plasmado en los distintos reconocimientos institucionales que hemos recibido por buenas prácticas en materia de igualdad entre hombres y mujeres, tanto por parte del Ayuntamiento de Córdoba, como de la Diputación. 

«rotundamente puedo afirmar que en mi caso y en el de Fepamic se trata de casos excepcionales»

P. Usted participa en la gestión de una entidad con unos 800  trabajadores, ¿qué medidas cree que tienen mejores resultados para la igualdad en el entorno laboral? 

R. Precisamente, como en nuestra Entidad no existe brecha salarial, todas aquellas medidas relacionadas con la Conciliación de la Vida Familiar y Social son las que mayor impacto positivo tienen en estos resultados. Y, por supuesto, ofrecer formación y oportunidades por igual a todos los trabajadores, sean hombres o mujeres. Y tener en cuenta su implicación, compromiso, motivación y responsabilidad por igual que harán, también, que la profesionalidad tanto de hombres como de mujeres se multiplique.

P. ¿Se tiene en cuenta en su entidad la igualdad de género? ¿Qué medidas concretas se aplican en esta materia?

R. En FEPAMIC se tiene en cuenta y se valora. Por ejemplo, el porcentaje de mujeres y hombres contratados en el año 2019 ha sido prácticamente similar al del año 2018, en el que un 51 % eran mujeres y un 49% hombres. Justo el año 2018, fue el primer año en el que el número de mujeres superó, en muy poco, al de hombres.

Las medidas concretas que se aplican en esta materia son muy variadas.  Por ejemplo, está el uso correcto del lenguaje en las fichas internas de los distintos protocolos, como el de solicitud de personal. También se aplican medidas de conciliación que mejoran las recogidas en el Convenio Colectivo, entre las que se encuentran, por ejemplo, tener en cuenta las fechas de descanso de los hijos para otorgar vacaciones, así como dar prioridad en horario de mañana para conciliar con los hijos también, además de tener en cuenta aquellos matrimonios en que los dos son trabajadores del mismo centro, otorgarles el mismo turno pero de diferente horario para precisamente favorecer la conciliación familiar, acompañamientos médicos u otros eventos de hijos o mayores a su cargo, el fraccionamiento de un día de vacaciones por horas para poder acudir a gestiones personales, etc…

P. ¿Desde cuándo cuenta su entidad con planes de igualdad? ¿qué aspectos se incluyen en estos planes? ¿Se ha notado el cambio tras su implantación?

R. En FEPAMIC se materializaron y se recogieron formalmente y por primera vez las medidas anteriores en un Plan de Igualdad en el año 2010. Posteriormente, en el año 2012 se constituyó un Comité de Igualdad cuya finalidad principal era la de velar por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres que componían o compondrían después la plantilla de las empresas. Posteriormente, se han ido revisando y actualizando. Y en estos planes se recogen, a grandes rasgos, aspectos como: Cultura Organizacional y compromiso con la igualdad; igualdad en el acceso y desarrollo profesional; conciliación de la vida laboral, familiar y personal y salud laboral. Y, por supuesto que se notan, pero como lo venimos trabajando de esta forma desde los inicios de la entidad, se ha interiorizado y normalizado tanto que a veces se nos olvida que son añadidos y mejoras existentes.

«En FEPAMIC seguiremos abogando por la mejora continua y por reivindicar, tanto dentro como fuera, que nuestra excepción no sea tal sino que sea una realidad en la sociedad»

P. ¿Habría que contar con medidas específicas en materia de igualdad para el colectivo de las mujeres con discapacidad?

R. Nuestra plantilla en su gran mayoría son mujeres y hombres con discapacidad con lo que nuestras medidas ya contemplan dicha situación. Pero está claro que donde existe y se da esa realidad tan diferente a la nuestra no solo habría que contar con ellas, sino que urgen y deben existir medidas específicas que equiparen los derechos y obligaciones, la igualdad entre hombres y mujeres.

En definitiva, hay mucho trabajo aún por hacer, en FEPAMIC seguiremos abogando por la mejora continua y por reivindicar, tanto dentro como fuera, que nuestra excepción no sea tal sino que sea una realidad en la sociedad. Que las mujeres y los hombres con discapacidad avancen en este sentido hará que la sociedad avance y, por tanto, mejore. El 8 de marzo es un día para celebrar, poner de relieve, reflexionar y, por supuesto, NO OLVIDAR.

 

Formación en igualdad para técnicos de Fepamic

Varios técnicos de Fepamic asistieron el pasado 20 de febrero a una formación en el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) sobre detección de violencia de género, igualdad y discriminación, cómo actuar ante la detección de casos de maltrato, así como los diferentes recursos del IAM.

El IAM ha impartido una formación a personal técnico de distintas entidades de Córdoba, por parte de Fepamic han participado dos trabajadoras sociales, una psicóloga y un técnico de prevención de riesgos laborales.

En la reunión se abordaron conceptos como violencia de género, tipos de agresiones, ciclos de la violencia, perfil del maltratador, persuasión coercitiva, dependencia, intencionalidad del maltratador, actuaciones de menores que perciben el maltrato, etc.

Asimismo, se reflexionó sobre otros aspectos como cómo se refleja el maltrato, cómo detectarlo y cómo actuar. Además, los responsables del IAM explicaron los recursos y programas para mujeres maltratadas y los dirigidos a menores. La formación finalizó con un debate sobre inquietudes, diferentes actuaciones, detecciones y barreras ante los diferentes tipos de discapacidad y violencia.

Fepamic es una entidad comprometida con la igualdad de género y su personal técnico cuenta con formación específica en esta materia, lo cual no es óbice para apostar por la formación continua de los trabajadores en igualdad y prevención de violencia y discriminación. La entidad cuenta con planes de igualdad implantados en todos sus centros y departamentos. También se realizan acciones formativas dentro de la entidad dirigidas a los usuarios de los distintos centros como las unidades de día o la residencia para prevenir actitudes discriminatorias hacia las mujeres o cualquier tipo de violencia.