Vacaciones accesibles

Qué importante es descansar, pasarlo bien y desconectar de la rutina. Eso sí, llevando a cabo las medidas de seguridad y de higiene, es decir, distanciamiento social, el uso de mascarillas y de gel. Cumpliendo con todo esto, no tenemos por qué renunciar a esa escapada o viaje de vacaciones.

En España cada vez hay más lugares que apuestan por ser accesibles y ese turismo para todos potencia que más sitios se animen a apostar por acondicionar los lugares culturales, de ocio o alojamiento. Por ejemplo, para saber si un hotel o piso reúne las condiciones de accesibilidad, tan solo tenemos que elegir el destino que queramos ir y después en la opción de filtros indicar que se busca una casa acondicionada para silla de ruedas. Al igual que es importante preguntar al hotel que tenemos pensado ir para que nos garanticen que podremos disfrutar de unas vacaciones sin ningún tipo de barrera.

En mitad de verano y aún no te has ido a ningún sitio o lo has hecho pero quieres repetir y no sabes dónde puedes ir con la seguridad de no encontrarte ningún obstáculo. Aquí estamos para echarte una mano:

Almería es uno de las mejores recomendaciones que podemos hacer. Las playas de la comunidad autónoma pasan por una revisión todos los años por parte del Ayuntamiento de cada localidad y de las Asociación de Personas con Discapacidad. La mayoría de playas están acondicionadas con paseos de madera casi hasta la orilla, sillas en las duchas para después del baño en el mar, sillas anfibios e incluso algunas cuentan con 30 sillas dentro del agua y bajo un toldo para facilitar el baño, como es el caso de la playa Mar Serena.

Si lo tuyo es más el senderismo, no te puedes perder las rutas del Parque Natural Sierra De Grazalema entre Málaga y Cádiz, Paisaje Protegidos De Los Pinos De Rodeno en Aragón o Senda De L´avaiol.

No dudes en escoger la opción que más te guste y apuesta por experiencias de viaje que te enriquezcan pero siempre con precaución y teniendo en cuenta todas las medidas de seguridad porque es posible pasarlo bien sin necesidad de cometer irresponsabilidades.