Tomás Luque, nos cuenta su experiencia en la UED Córdoba de Fepamic

Para mí, conocer Fepamic ha significado conocer otra vida

Tomas Luque en un taller de Fepamic.

Me llamo Tomas, tengo 56 años, estoy casado y tengo un hijo de 31 y una hija de 17 años.

Tengo esclerosis múltiple, la cual la tengo desde hace 12 años, era autónomo y tenía 6 empleados. Tuve que dejar el trabajo por la enfermedad.

Empecé yendo al centro Arte y Vida, el cual tuvo que cerrar por la crisis. Entonces me trasladaron aquí a Fepamic, donde llevo 3 años, que para mí es un centro muy bueno.

Hago rehabilitación y terapias, hacemos salidas a varios sitios. Aquí me relaciona con mucha gente, y he encontrado buenos amigos, y para mí ha significado mucho, pues hablo con ellos y me desahogo.

Para mí, conocer Fepamic ha significado conocer otra vida.