Un informe denuncia graves abusos a discapacitados mentales en Ghana

Miles de personas con discapacidad mental viven en condiciones infrahumanas en el país africano, según la organización HRW.

La organización Human Rights Watch (HRW) ha presentado un informe que pone de manifiesto la situación vejatoria que sufren miles de personas con discapacidad mental en Ghana, y ha instado al gobierno del país africano a tomar cartas en el asunto.

El informe ha sido elaborado a partir de entrevistas a personas con discapacidad mental residentes en los tres centros psiquiátricos del país, en centros de oración y en las comunidades.  Para completarlo también se han entrevistado a familiares, funcionarios y personal sanitario.

La organización afirma que las mil personas que viven en los tres hospitales psiquiátricos viven en pésimas condiciones higiénicas y humanas. Las malas condiciones de cañerías e instalaciones junto al hacinamiento provocado por el excesivo número de pacientes provocan una situación insostenible.

Las personas que residen en los centros de oración sufren peores condiciones. En estos centros controlados por iglesias, donde viven miles de personas y niños con discapacidad mental la medicación está prohibida. Los religiosos someten a los pacientes a prolongados ayunos que a veces duran semanas. El informe explica que en los centros inspeccionados, las personas se encuentran en muchos casos encadenados a árboles, donde comen, duermen, y tienen que hacer sus necesidades.

La organización HRW ha pedido una actuación inmediata del gobierno, alegando que estas situaciones son incompatibles con la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que el país africano ratificó en julio. Esta convención obliga al gobierno a garantizar el derecho de los pacientes a elegir su lugar de residencia y modo de vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ghana existen alrededor de 3 millones de personas con discapacidad mental, de los cuales unas 600.000 padecen serios problemas psiquiátricos.